Destacados

ver más

Vídeos

ver más

Matrículas Abiertas

Plan Lector

BLOG PORTAL

Lectura Bíblica: Marcos 2

Jesús sana a un paralítico (Mat. 9:1-8; Luc. 5:17-26)

1 Después de algunos días Jesús entró de nuevo en Capernaum, y se oyó que estaba en casa. 2 En seguida se juntaron a él muchos, tantos que ya no cabían ni aun a la puerta. Y él les predicaba la palabra. 3 Entonces le trajeron a un paralítico, cargado por cuatro hombres. 4 Y como no podían llegar a él debido a la multitud, descubrieron el techo de donde estaba y, haciendo una abertura, bajaron la camilla en que yacía el paralítico. 5 Al ver la fe de ellos, Jesús dijo al paralítico: “Hijo, tus pecados te son perdonados”. 6 Estaban sentados allí algunos escribas, que pensaron en su corazón: 7 “¿,Por qué habla este así? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados, sino solo Dios?” 8 Al instante Jesús conoció lo que pensaban y les dijo: “¿Por qué pensáis así? 9 “¿Qué es más fácil, decir al paralítico: ‘Tus pecados te son perdonados’, o decirle: ‘Levántate. Toma tu camilla y anda’? 10 “Pues, para que sepáis que el Hijo del hombre tiene autoridad de perdonar pecados en la tierra –dijo al paralítico–: 11 “A ti te digo: ¡Levántate! Toma tu camilla, y vete a tu casa”. 12 Entonces el paralítico se levantó en el acto, tomó su camilla y salió delante de todos, de manera que todos se asombraron y glorificaron a Dios diciendo: “¡Nunca hemos visto cosa semejante!”

El llamado a Mateo (Mat. 9:9-13; Luc. 5:27-32)

13 Después Jesús volvió a la orilla del mar, y toda la gente venía a él, y les enseñaba. 14 Al pasar vio a Leví hijo de Alfeo, sentado a la mesa de los impuestos, y le dijo: “Sígueme”. Y Mateo se levantó y lo siguió. 15 Y cuando Jesús estaba a la mesa en casa de Mateo, muchos cobradores de impuestos y pecadores estaban también a la mesa con Jesús y sus discípulos; porque muchos lo habían seguido. 16 Y los escribas y los fariseos, al verlo comer con los publicanos y los pecadores, dijeron a sus discípulos: “¿Qué es esto, que él come y bebe con publicanos y pecadores?” 17 Al oírlos, Jesús les dijo: “Los sanos no necesitan médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores”.

La pregunta sobre el ayuno (Mat. 9:14-17; Luc. 5:33-39)

18 Un día en que los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunaban, fueron a Jesús y le preguntaron: “¿Por qué los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunan, y tus discípulos no ayunan?” 19 Jesús respondió: “¿Pueden ayunar los invitados a una boda cuando el novio está con ellos? Mientras tienen consigo al novio, no pueden ayunar. 20 “Pero vendrán días en que el novio les será quitado, y entonces ayunarán. 21 “Nadie pone remiendo de paño nuevo en ropa vieja. De esa manera el remiendo nuevo tiraría del viejo, y la rotura empeoraría. 22 “Ni nadie echa vino nuevo en odres viejos. De esa manera, el vino nuevo rompería los odres, se derramaría el vino, y los odres se perderían. Más bien, el vino nuevo se guarda en odres nuevos”.

Señor del sábado (Mat. 12:1-8; Luc. 6:1-5)

23 Un sábado Jesús cruzaba por los sembrados. Y al pasar, sus discípulos empezaron a arrancar espigas. 24 Entonces los fariseos le dijeron: “¿Por qué hacen en sábado lo que no es lícito?” 25 Él les dijo: “¿Nunca leísteis qué hizo David cuando él y sus acompañantes tuvieron hambre? (1 Sam. 21:1- 6) 26 “David entró en la casa de Dios, siendo Abiatar sumo sacerdote, y comió el pan de la presencia, que no era permitido comer sino a los sacerdotes”. 27 También les dijo: “El sábado fue hecho para el hombre, no el hombre para el sábado. (Éxo. 23:12; Deut. 5:14) 28 “Así, el Hijo del hombre es también Señor del sábado”.

Banners

Localización

Febrero de 2018

 

Volver

DomLunMarMieJueVieSab
28293031123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728123